El 96% del fraude eléctrico lo causan las empresas y particulares de gran consumo.

En 2015 el 96% del fraude eléctrico fue causado por empresas y particulares de gran consumo, suponiendo un encarecimiento de la factura eléctrica de 150 millones de euros, según informa la CNMC. Los datos recopilados por Endesa informan que menos del 1% se puede imputar a familias con bajo recursos.

La eléctrica señala que el 80% del fraude en España, corresponde a empresas de diversos sectores industriales y servicios, mientras que el 20% restante fue debido a particulares que tienen altos niveles de consumo.

Teniendo en cuenta el número de familias que están acogidas al bono social, Endesa señala que, menos del 1% del fraude eléctrico se debe a enganches ilegales efectuados por familias de bajos ingresos. Según estimaciones de la multinacional, este fraude ascendió a 3,5 teravatios hora (TWh), es decir, lo equivalente al consumo eléctrico anual de la ciudad de Sevilla y de toda su área metropolitana.

Endesa recuerda que el fraude eléctrico supone una carga económica para las empresas y los ciudadanos que pagan sus facturas y una operación de competencia desleal, además de ser un problema grave para la seguridad y la salud de las personas que conviven o están próximas a la persona que defrauda, ya que las instalaciones que están manipuladas no cumplen con la normativa en materia de seguridad y generan un riesgo grave.

La compañía eléctrica está realizando acciones contra el fraude, con el apoyo de equipos especiales y aplicando avances tecnológicos en sus redes inteligentes junto con herramientas como el DATA MINING. Gracias a este seguimiento, la compañía ha podido detectar más de 83.522 casos de fraude en 2015, suponiendo un 25% más que en 2014, recuperando unos 600 millones de kWh.