¿Por qué sube el precio de la luz?

subida luz

Greenpeace informa que un sistema con energías renovables al 95% y eficiente, reduciría en 2030 las facturas de electricidad en los hogares, un 34% con respecto a 2012.

La organización destaca por una política energética basada en energías obsoletas y para ello, ha analizado los motivos del aumento del precio de la luz y cómo evitar esta subida.

Las principales claves para entender la subida de la luz son:

– Precio de la electricidad variable en función de su procedencia.

En España el precio de la energía varía en función de qué tecnologías abastecen cada hora de cada día del año. En primer lugar, se compra la energía más barata, de ahí se pasa a comprar la más cara hasta llegar a cubrir toda la necesidad de electricidad prevista, por lo que el precio final será determinado por la fuente más cara.

– Las primeras fuentes de energía son las renovables.

Al empezar la compra de energía por la más barata, las primeras fuentes en acceder al mercado son las renovables, que ofrecen su producción muy barata, ya que el viento y el sol son gratis y los costes de mantenimiento y operación son bajos, junto con la energía nuclear.

Cuando se necesita más electricidad para satisfacer la demanda, es cuando entran en funcionamiento centrales como las de carbón o de gas, mucho más caras y con emisiones contaminantes y de CO2. Todas ellas recibirán por la electricidad vendida al mercado mayorista el mismo precio, el de la última tecnología, es decir, la más cara.

Cuantas menos energías renovables entren en el mercado, el precio será más alto, ya que aumenta la probabilidad de utilizar centrales más para cubrir las necesidades de energía en cada momento.

– Menos viento y agua y mayor consumo.

Durante los meses de enero, junio y julio aumenta la demanda de electricidad a causa del frío o calor (calefacción y aires acondicionados). Además durante el verano, hace menos viento y a su vez hay menos agua en los pantanos. Estos factores hacen que se necesite comprar energía proveniente de las fuentes caras.

– Exceso de factura.

Si el consumo de un período de facturación se reduce a cero, el consumidor pagará una parte fija por la potencia contratada, precio que ha aumentado considerablemente durante los últimos años.

– Desaprovechando el sol.

España siendo uno de los países con más sol, consta de poca energía solar, tan solo una cuarta parte de lo que tiene instalado Italia y una décima parte de  Alemania.