Reduce tu factura y ahorra

Calcular la potencia

Contratar la potencia que se ajusta a las necesidades de tu hogar o negocio es muy importante.

Sí contratas una potencia inferior a la que necesitas sufrirás continuos “cortes” ya que el ICP saltará automáticamente cuando superes la potencia que tienes contratada. Y si contratas una potencia superior a la que necesitas estarás pagando más en tu factura de la luz de lo que pagarías por la potencia que realmente necesitas.

¿Cómo te ayuda a ahorrar en tu factura de la luz elegir la potencia que necesitas?

Pues es muy sencillo, en función de la potencia que tengas contratada pagarás una cantidad u otra. Y si tienes contratada la potencia que necesitas te ahorrarás pagar de más en tus facturas.

Otro motivo es que si desde el primer momento eliges la potencia adecuada, evitarás tener que realizar a posteriori modificaciones en la potencia que pueden conllevar un coste.

Los consumidores tenemos derecho a elegir la potencia que queremos contratar, pero hay que tener en cuenta que la potencia que queramos contratar no sea superior a la máxima admisible por la instalación. La potencia máxima de la instalación la puedes encontrar en el certificado de instalación eléctrica.

Por otro lado las empresas distribuidoras pueden exigir que los suministros de Baja Tensión correspondan a potencias normalizadas.

Para consultar las potencias normalizadas:

Boletín del Boe

A la hora de realizar el cálculo de la potencia que necesitarás tienes que tener previamente identificados los electrodomésticos que tienes o tendrás. Y cuáles son los que están en funcionamiento de forma simultánea.

Una forma de realizar el cálculo de la potencia a contratar, es sumar las potencias de los electrodomésticos. Para ello podemos consultar la placa o etiqueta de características del aparato o consultar en los manuales. Una vez recabada la información, sumaremos las potencias de los aparatos eléctricos que funcionarán de forma simultánea y añadiremos un pequeño margen de garantía o seguridad.

Otra forma de realizar el cálculo de la potencia a contratar es ayudándote del contador. Para ello tendrás que ir encendiendo cada electrodoméstico individualmente y obtener de tu contador el consumo de cada una de ellos. Una vez realizado solo tendrás que sumar los consumos y obtendrás la potencia mínima a contratar, añadiendo un pequeño margen de garantía o seguridad.

Es importante no utilizar los aparatos de mayor potencia de forma simultánea, siempre que sea posible, ya que así podremos tener una potencia inferior.

A la hora de comprar los electrodomésticos es importante elegir aquellos que menos consumen y son más eficientes (aparatos clase A, A+, A++) y a la hora de elegir las bombillas para nuestra casa comprar bombillas de bajo consumo o bombillas LED.