Ir a noticias

El recibo de la luz se ha encarecido un 21% en los dos últimos años.

15
MARZO
2012
Editorial
Por Editorial

En 2012 se congeló el alza eléctrica por primera vez en diez años. No obstante, el próximo abril, Industria podría ordenar la primera subida que tiene lugar en este mes del año.

El pasado enero podría haber sido el sexto consecutivo en el que se registraba una subida de la luz, pero el Gobierno llevo a cabo una congelación del recibo. Pese a una entrada del año sin perjuicios para el consumidor, abril podría volver a ser testigo de un nuevo aumento en las facturas.

El giro en la política tarifaria proviene de una decisión judicial. Este miércoles se ha hecho público que el Tribunal Supremo ha aceptado los recursos de Endesa e Iberdrola sobre la necesidad revisión al alza del recibo eléctrico en 2012. El propio ministro de Industria, Energía y Turismo, José Manuel Soria, admitió este martes que las tarifas eléctricas subirán el próximo día 1 de abril.

La histórica subida de la luz de enero de 2011 afecto a unos 20 millones de usuarios con la Tarifa de Último Recurso (TUR), es decir, con potencias contratadas inferiores a 10 kilovatios. En julio del mismo año los consumidores volvieron a sufrir un hachazo con un alza del recibo del 1,5%.

El consumidor  lleva años asumiendo el déficit tarifario. De hecho, en el conjunto de 2011 y 2010, la luz subió un total de 141,36 euros y el precio del megavatio por hora se situaba al cierre del primer semestre de 2011 en 194 euros, según datos de la Asociación de Consumidores Facua. Anteriormente, desde julio de 2007, había subido un 26,1%.

 

El Gobierno ha detallado el importe de subida de la luz. La única cifra que está sobre la mesa son los 900 millones de refacturación indicados en el auto del Supremo. Desde la patronal eléctrica Unesa, se pide una subida del 10% ya que, su presidente, Eduardo Montes, calcula que los peajes deberían subir «dos veces» esta cifra.

Pese al abultado déficit de tarifa en España (24.000 millones), los españoles asumieron en 2011 los precios más caros de Europa continental, solo por detrás de dos islas, Malta y Chipre, según datos de Eurostat.